viernes, 29 de agosto de 2008

Y no es que no supiera

que el amor es así,

tan terriblemente azaroso

y virulento.

No es que no supiera

que en el amor se debe

andar con cuidado,

de puntillas,

deambular en él con la

gracia de un insecto,

distraerse de sus misterios,

inhibir todo rastro de

curiosidad felina

para no sacudirlo

de su agudo letargo.



El amor es la razón que duerme.



Es el díscolo de la lógica,

el eterno sinsentido que

provoca y desorbita,

la trampa más ingenua,

la moneda más leonina.



Es la entrega suspicaz

de un eterno beso aleve,

la única y primitiva causa.

El motivo.







3 comentarios:

Juan Ramón Velázquez Mora. dijo...

El amor es un perro del infierno.

As: High And Dry - Radiohead.

Atte: Juan Ramón Velázquez MOra.

aldi 2(two) dijo...

el eterno sinsentido que provoca y desorbita, eso es hermoso, mu pero muy bonito cuando se lee, y demasiado erectico(erotico)cuando se dice, jaja, si me gusta mucho

J E Meneses dijo...

Un buen día uno se despierta y adquiere conciencia del tiempo que ha pasado. No lo atormenta la nostalgia, ni el regreso a la inocencia, ni siquiera los momentos felices.
Lo que uno desea son historias alternas.